LAS ZAPATILLAS DE MAXI

Cádiz, como Madrid, es un lugar sobre el que no me canso de hablar o sobre el que escribir. No me preocupa repetirme y la provincia más al sur de la España peninsular es siempre un estímulo para hacerlo. Ha servido, un año más, como lugar donde pasar unos días de descanso rodeado de amigos y libros, porque pocos lugares me invitan tanto a la lectura como la playa.

Mapa. Parte de la costa gaditana

Chiclana de la Frontera no es el pueblo más bonito de España, pero tiene una vida que engancha y te hace sentir en casa. Recorrer su centro o visitar su mercado un sábado por la mañana es algo que siempre he recomendado, una inyección de vida que te da la gente que allí reside. Es este municipio, a 24 kilómetros de la capital y con una población cercana a los 85.000 habitantes, al que pertenece la playa que sirvió como base de operaciones para un verano que es siempre igual pero siempre distinto que los tres anteriores.

La Barrosa

La Barrosa es la playa de Chiclana y es la más convencional, por eso de tener paseo marítimo y muchos servicios, de la zona. Es un lugar lleno de gente en los días de verano pero que mantiene actividad, con menos ritmo, durante todo el año

8 kilómetros de playa que van desde un acantilado que la separa de la de Sancti Petri (no el Novo) hasta la Loma del Puerco, donde empieza el término municipal de Conil. Está dividida por varias pistas que los visitantes conocemos como primera, segunda, tercera, hoteles y el Novo, aunque hablamos de bajar a la playa mencionando la bajada que asociamos a diferentes chiringuitos que hay por la zona.

Es una playa de contrastes con unas zonas más masificadas que otras pero que mantienen en todo caso un perfil familiar que en verano está formado principalmente por turismo nacional.

La Barrosa es una playa de arena fina que comúnmente no aparece entre las más alabadas, pero de las que yo soy fan irredento. Me gusta la gente del sur, me gusta su ruido y su forma de ser. No quiero perpetuar un cliché y mencionar que gaditanos y sevillanos, mayoría en las dos primeras pistas, responden a un patrón concreto, pero cuando me encuentro a un grupo grande que si lo cumple no puedo evitar contagiarme de su alegría.

Aunque no es correcto, yo defino como la Barrosa las dos primeras pistas, y luego voy llamando a las playas de acuerdo con el chiringuito que hay situada en ellas y que detallaré en el apartado dedicado al Novo. Como todas, las subidas y bajadas de marea hacen de La Barrosa una playa en continuo cambio durante un día que en verano es larguísimo e invita a la gente a quedarse en ella incluso tras ponerse el sol.

Restaurantes, locales de ocio y demás servicios dan comodidad al visitante que la eligen y se asemeja con ello a otros destinos considerados de vacaciones además de que servir de satélite de ocio a la cercana Chiclana durante todo el año. Mis lugares más visitados son un pequeño supermercado que se enorgullece de abrir todo el año y tiene el encanto de los antiguos ultramarinos de barrio, El Atlántida, y el estanco El Amanecer, en la segunda pista y en una esquina que bien podría calificarse como el centro de La Barrosa. Soy de prensa diaria en papel los días de verano y este estanco es una parada fija cuando estoy por allí. Libros, revistas, tabaco, artículos de playa y punto celeritas para recogida de pedidos on-líne ¿qué más se puede pedir?

Restaurantes especializados en frituras y pescados, italianos, mexicanos, hindúes, japoneses, heladerías de todo tipo y locales de copas que están abiertos hasta las 7 de la mañana hacen de la Barrosa un epicentro turístico de primer nivel que está atestado, pero sin apreturas durante todo el verano. Soy un entusiasta de esta playa y también de la que viene a continuación.

Sancti Petri

Esta es realmente la playa que más cerca se encuentra de donde resido cuando estoy allí. La arena es más gruesa y el mar más tranquilo por estar en las inmediaciones del puerto del poblado de pescadores del mismo nombre. A su espalda tiene las marismas propias de la provincia y justo enfrente el Castillo de Sancti Petri, una fortificación defensiva situada en un islote. En barquito se puede cruzar a la punta de boquerón, una lengua de tierra ya perteneciente a San Fernando y con tratamiento de parque natural.

Foto: Playa de Sancti Petri y chiringuitos de la zona.

Me gusta dar paseos por esta playa en cualquier época del año. El poblado tiene diversos restaurantes y acoge desde hace dos años un festival de música con el que cierro este post. Hay dos chiringuitos muy recomendables:  el Bongo y el cubano dominicano El Apretaíto del que no me cansaré de recomendar sus puestas de sol acompañadas de sus cócteles, sobre todo, del Daiquiri de fresa.

Novo Sancti Petri

Conocido por sus hotelazos y sus campos de golf, es la parte sur de la Barrosa y tiene un público igualmente familiar con predominio de sevillanos, vascos (de las tres provincias como puedo ver por las ediciones de El Correo que se ven a la venta) y, lo siento por la parte que me toca, madrileños. Con la cantidad de cosas que puede ofrecer la capital en todos los ámbitos parece trasladar lo peor de nuestro modelo urbano, los precios del ocio. Sólo eso puede explicar que una cerveza en un chiringuito valga 4’50 euros, sé de buena tinta que un gaditano de pura cepa considera una barbaridad ese precio, que también lo es para los que vivimos en Madrid, pero parece no importarnos.

Como comentaba antes, esta parte de la playa de la Barrosa de distingue por las diferentes bajadas que dan acceso a ella. Están las de los hoteles y después las de los chiringuitos. La mayoría tiene ínfulas de restaurantes con estrella, aparcamiento propio y económicos servicios de hamacas. Muy bien se come y se bebe en el Vavá, en el Atenas (el más popular) o en el Coco Novo (para mí el mejor de estos tres) pero la playa pide otras cosas, y no platos a 20 euros con la misma decoración, y carta, de los locales más “in” de Malasaña. No critico la alta cocina, los pescados del Coco Novo estaban de escándalo, sino que se echa de menos un lugar más tradicional o simplemente con bocadillos. Por poner un ejemplo: un plato de ensaladilla, uno de chocos, unas albóndigas y cuatro cervezas por 60 euros es un despropósito que explica por qué la mayoría baja a estas playas como si se mudaran, con la casa a cuestas, comida y bebida.

Las tardes, que regalan espectaculares puestas de sol, son comunes en los tres mencionados: música en directo y copas a 9 euros, siendo ese el momento donde más se nota la influencia madrileña. Cuarentones, cincuentones y esos jóvenes empeñados en aparentar más años de los que tienen, todos dorados al sol, berreando A quién le importa, de Alaska y Dinarama -1986 o Voy a pasármelo bien de los Hombres G -1989 como si fueran las tres de la mañana en cualquier disco nostálgica de la capital.

Se salvan de la quema el Albatros, sin ínfulas y con cocina y precios más accesibles y Casa Luis, más allá de la Loma del Puerco y cuando el término municipal es Conil, que es el único de la zona que se mantiene fiel al término de chiringuito que todos tenemos en mente.

Vejer/El Palmar

El Palmar es otra famosa playa cuyo ambiente es muy distinto al de La Barrosa. Un espacio natural con edificaciones muy bajas, carreteras de tierra y un espíritu hippie (con IPhone eso sí) que se mantiene inalterable hasta Tarifa, mucho más al sur. Playa donde los nudistas y los que llevamos bañador nos mezclamos con total naturalidad y que demuestra lo libre que es el lugar.

Es un lugar bonito e idealizado por quienes buscan unas playas algo más salvajes. Pertenece al término municipal de Vejer, cuya población principal es un encantador pueblo escarpado que es destino de parada obligatoria para todos los que vayan por la zona. Es realmente digno de visitar y aunque está algo masificado en verano, merece la pena perderse por sus calles del casco antiguo.

Me gusta mucho Vejer, pero mi población escarpada preferida es…

Medina Sidonia

Lo prefiero al anterior porque es menos concurrido y es igual de bonito. Una configuración similar, parece que siempre se está subiendo, y el encanto de los pueblos blancos de Cádiz, los días de claridad se puede ver desde allí una bonita panorámica de toda la Bahía de Cádiz, por eso se la conoce como el Balcón de la Bahía. Ni una foto hice, tanto me gusta lo que veo en este pueblo siempre que voy, que ni del móvil me acuerdo.

Lo visito siempre que me dejo caer por la provincia y lo he recomendado a muchos visitantes.  Tiene un pequeño museo arqueológico y una antigua iglesia que es el premio por llegar a uno de los puntos más altos de la región. Dos restaurantes no recomendados, sino obligatorios son Paco Orterga en la plaza mayor del pueblo donde el atún encebollado es delicioso y La Vista de Medina con una espectacular terraza que dan fe a lo del balcón y con una hamburguesa de retinto que tengo que sí o sí mencionar.

Barbate/Los Caños de Meca

El Cádiz soñado, ese que se ve en las revistas donde los famosos intentan pasar desapercibidos, ese donde las playas tienen menos servicios y un cierto aire a paraíso terrenal. Es un lugar para osados, hay que andar y andar hasta llegar a la playa, pero merece la pena el esfuerzo.

Allí está el famoso Sajorami, pero la playa es mucho más espectacular desde ese local en Zahora hasta el faro de Trafalgar, uno de los lugares más especiales de toda la provincia. Durante el día es un remanso de paz, pero al llegar la tarde son muchos los que se acercan a ver una de las más bonitas puestas de sol que he visto en mi vida. Es importante estar en forma no solo para llegar, sino que la asombrosa puesta de sol viene acompañada de una horda de mosquitos una vez que este se pone que convierte el camino de vuelta, no pueden entrar coches (menos mal), en un infierno.

Cádiz, Cádiz

No puedo dejar de mencionar la capital de la provincia, la tacita de plata, la única ciudad andaluza sin feria, pero con el más famoso carnaval peninsular. Cádiz es una joyita con el aspecto colonial de esa Habana que no conozco, sus calles estrechas y su aire decadente que, contra lo que pueda parecer, encierra a una de las poblaciones más divertidas del país. He asistido a muchas fiestas patronales, fiestas mayores, ferias, pero en ninguna he visto lo que vi la primera vez que viví los Carnavales gaditanos. Cádiz es cálida, abierta y sin complejos, un lugar más para vivirlo que para sacar fotos.

Hay mucha oferta gastronómica en la ciudad, y en la región, pero quiero mencionar un pequeño local, con decoración austera y sin toques modernos que encierra una cocina de gran calidad a muy buen precio. Si os dejáis caer ya sé que hay restaurantazos de renombre, conozco varios, pero os recomiendo Garum por donde por precios más que razonables degustaréis unos garbanzos con langostinos (suena rara la mezcla), una ensaladilla y unas papas con chocos que siempre invitan a volver.

Y entre todas estas poblaciones y playas discurrió mi corto, pero intenso, verano 2019. He leído mucho, 5 novelas que compartiré con vosotros en breve y he disfrutado de mucha música.

Un verano muy musical

Como ya he comentado, el Sancti Petri Concert Music Festival se lleva celebrando dos años en el poblado de Sancti Petri y he podido asistir a 3 de los muchos conciertos que se han programado. La edición de este año ha tenido mucho éxito, el caso de Manu Carrasco fue especialmente llamativo con un llenazo antológico, así que, ¡bravo! Tenemos asegurada la continuidad de un evento que es todo un motor cultural para la zona. Durante dos meses se celebran conciertos y eventos de todo tipo que hasta altas horas de la madrugada convierten al lugar en una auténtica fiesta con varios escenarios y una muy coqueta zona de food trucks.

No seré tan entusiasta como el periodista del Diario de Cádiz que ha cubierto el evento, cuyas crónicas no tenían absolutamente nada que reprochar a esos 3 conciertos que fueron buenos, pero no brillantes, empezando por el de Fangoria el viernes 8 de agosto.

Las Nancys Rubias (¡Viva Santa Petri!) fueron los encargados, como tantas veces, de ser sus teloneros arrancando con una versión de Eloise de Tino Casal que puso a todo el mundo a dar salto gracias al muy simpático, que lo es, Mario Vaquerizo. Fangoria cumplió con el concierto que se le pedía. No arriesgando mucho con su para mi muy bueno último trabajo, y cumpliendo lo que la gente había pagado por ver. ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? Ni tu ni Nadie y la, ya insoportable, A Quién Le Importa fueron las más celebradas algo que no deja de ser triste ya que todas tienen más de 30 años. Por supuesto que Espectacular, Dramas y Comedias o Fiesta en el Infierno levantaron a parte de los asistentes, pero es innegable el tirón la las tres mencionadas anteriormente teniendo en cuenta a un público mucho más fan de la nostalgia que de la música en sí. Irreprochable la selección de temas dadas las circunstancias así que como siempre, para mí, aprobaron. Aquella noche la completó Rebeca, la de duro de pelar, con muchas versiones y poca (o ninguna) capacidad de afinación.

La noche del 15, en pleno puente, los sevillanos Siempre Igual Así pusieron el colofón a una gala que comenzó con un show de los Morancos, pero a los conciertos del escenario pequeño se podía asistir sin haber ido al grande, donde actuaron los humoristas, así es como vimos a este singular grupo, muy del gusto del pijerío patrio, comenzar su concierto más allá de la una de la madrugada. Menos yo y algún que otro despistado, cuentan con un público absolutamente fiel a su falta de evolución pues llevan cantando lo mismo más de 20 años, pero como la alegría es contagiosa, pues venga, a cantar y dar palmas que la música en directo siempre es divertida y ver a mis amigos disfrutar bien valía volver a escuchar eso de si los hombres han llegado hasta la luna…

Los siempre efectivos Miss Caffeina cerraron este exitoso festival de verano con un descafeinado, es un mal juego de palabras, concierto. No por ellos, Alberto Jimenez es una de las mejores voces de la actualidad y tienen un directo arrollador, sino por la pobre asistencia que habían logrado reunir. En un recinto medio vacío, por mucho empeño que pusieron desde el escenario con su fantástica puesta en escena y con el carisma de su cantante, no lograron que el público, algo despistado, respondiera. Un concierto muy corto, apenas una hora y cuarto, que me deja un buen sabor de boca, pero también la sensación de que no era el artista indicado para un festival donde han actuado, Taburete, Los Hombre G, Raphael o Bertín Osborne, muy alejados del público que manejan estos madrileños que revientan los lugares donde tocan en grandes ciudades. Para colmo, una vez acabado el concierto un DJ se encargó de echar por tierra la magnífica música que habíamos disfrutado virando hacia el reguetón, que todo sea dicho, levantó más entusiasmo que los titulares del evento.

En cualquier caso, la organización del festival es irreprochable y no puedo más que felicitar a quien se esté encargando de ello. La organización y los servicios fueron impecables.

Ahora que estoy acabando el post explico que el título que le he puesto es porque No puedo vivir sin ti, de Los Ronaldos ha sido, cuesta creerlo, la canción de mi verano 2019, 11 años después de su publicación. La he oído, no exagero, prácticamente todos los días bien porque es un hit obligatorio (eso parece) para todo aquel que toque en directo en un chiringuito. La canción me gusta mucho y sirve perfectamente para describir lo que siento por la tierra que estoy abandonando en tren el 1 de septiembre de 2019. No puedo vivir sin ti, Cádiz, pero volveré a verte pronto.

(Me he dejado Jerez, Chipiona, Sanlúcar, El Puerto, Zahara, Bolonia, Arcos de la Frontera y el resto de los pueblos blancos…todos lugares que ya conozco, que no he pisado este verano y a los que tengo muchas ganas de volver)

Viva Cai y, cómo dice una camiseta que vi en una tienda de souvenirs, No es quer mundo sea shico, es que Cadi es mu grande…

Gracias a todos los que me han acompañado, que han sido muchos, este verano 2019. Gracias por leerme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: